Primer encuentro intercultural Chileno Afgano

Primer encuentro intercultural Chileno Afgano

Primer encuentro intercultural Chileno Afgano

CIEN  MUJERES AFGANAS CON SUS FAMILIAS HAN LLEGADO A BUSCAR REFUGIO EN CHILE

Este sábado 18 de junio se realizó el primer encuentro intercultural chileno afgano, para acercar ambas culturas a los y las presentes.

El encuentro se llevó a cabo en el marco del Día Mundial de las Personas Refugiadas, donde se visibilizó la llegada a Chile de cien mujeres afganas con sus familias, con el fin de tener un mejor futuro, luego que el 15 de agosto del 2021, salieran las tropas internacionales de la región afgana  y cayera el gobierno de Asharaf Ghani.

Con la llegada del Régimen Talibán nuevamente al poder en Afganistán, el Estado de Chile otorgó 300 visas a personas afganas para hacer ingreso al territorio nacional. Así,  muchas profesoras, políticas y doctoras afganas llegaron con la esperanza puesta en esta estrecha y larga franja de tierra, literalmente, al fin del mundo, que les ofreció refugio a ellas y a sus familias, pero que las dejó con una infinita cuota de añoranza y la inmensa barrera idiomática que las aleja de oportunidades sociales y laborales imprescindibles.

Al respecto, María José Escudero, Cofundadora y Directora de Incidencia de Fundación Ronda, explicó que “la idea de este encuentro organizado junto a la Fundación Instituto de Cultura Afgana Chilena y a la Clínica Jurídica de Migrantes y Refugiados de la Universidad Diego Portales, fue precisamente para establecer un espacio donde distintas organizaciones públicas y privadas, nacionales e internacionales, pudieron darles a conocer sus servicios. De este modo, participó Acnur, las Municipalidades de Santiago y de Macul, el Servicio Jesuita de Migrantes, la Red de Apoyo Solidario, Infomigra, entre otras”.

Francisca Vargas, Directora de la Clínica Jurídica de Migrantes y Refugiados de la Universidad Diego Portales, dijo “estamos felices de haber participado en esta instancia, poniendo a disposición nuestro servicio jurídico y trabajando juntas y juntos por una sociedad cohesionada en dignidad y derechos. El primer encuentro chileno-afgano fue una instancia maravillosa para compartir y conocernos. Si bien somos culturas diferentes, conformamos una sola comunidad, y, como tal, la colaboración, apoyo y trabajo mutuo es esencial”.

La actividad que se realizó en el marco de la celebración del Día Mundial de las Personas Refugiadas tuvo por objetivo relevar el espíritu de esa conmemoración que nace por la necesidad de ser empáticos y comprensivos con aquellas personas que por circunstancias adversas deben ser desplazadas o refugiadas fuera del lugar que consideraban su hogar.

De este modo, Ali Akbarzada , miembro asesor del directorio de la Fundación Instituto de Cultura Afgana Chilena, invitó a los y las presentes que aún no habían tenido la oportunidad de conocer y compartir con personas afganas, a que “tuvieran la libertad de acercarse y conocer a nuestra gente y comprobar quiénes somos, no por lo que han escuchado de otros o por los medios de comunicación, sino porque se han dado la oportunidad de conocernos”.

“Detrás de cada rostro que hay en esta sala hay una historia que contar, historias que conmueven, historias que te pueden llevar hasta las lágrimas, historias que te pueden inspirar. Muchos y muchas de los y las que hoy están aquí ocupaban puestos importantes en alguna clínica u hospital, en algún ministerio público, en alguna empresa importante, en alguna organización internacional de mucho renombre, colegio, entre otros… porque a quienes ustedes les abrieron las puertas de su nación son quienes día a día estaban comprometidos y comprometidas en generar cambios en Afganistán. No fue una elección salir, sino fue una necesidad para continuar con vida. No escogimos ser refugiados y refugiadas, fue lo que nos tocó. Es por ello, que todos(as) los (as) que hemos llegado a Chile hemos venido con la esperanza de empezar de nuevo”, enfatizó Ali.

Vale destacar que en este evento que pretende ser el primero de muchos, fue apoyado por Fundación Colunga, ONU Mujeres, Mam Chile, La Bolsa Nacional de Empleo del Ministerio del Trabajo y Mujer Conecta.

Más del 80% de hombres demandados no paga su pensión de alimentos

Más del 80% de hombres demandados no paga su pensión de alimentos

Más del 80% de hombres demandados no paga su pensión de alimentos

Columna de opinión, María José Escudero Moreno

En la reciente cuenta pública, el Presidente Boric aseguró que sólo el 16% de las pensiones de alimentos son pagadas de forma efectiva. Enfatizando que esta situación, en sus palabras “indignante e injusta debe terminar de una vez por todas, mediante el proyecto de ley sobre responsabilidad parental y pago efectivo de pensiones de alimentos que se complementa con el Registro Nacional de Deudores de Pensiones Alimenticias que estará publicado a fines de este año”.

Hay avances, es verdad, pero cómo darle el sentido de urgencia nacional que merece, ya que las cifras son realmente dramáticas. De cada diez deudores(as), nueve son hombres y una es mujer, cuya acción de no pagar, normalizada la mayoría de las veces, transgrede los derechos fundamentales de nuestros(as) hijos e hijas, revelando que la sociedad y el Estado chileno ha naturalizado y aceptado que transgredan no sólo los derechos de la infancia, sino que directamente la vida y la salud física y psíquica de ellos, de ellas, y de nosotras como madres.

Según datos 2020 del Poder Judicial, el 84% de los hombres demandados por causas de alimentos no paga la pensión fijadalo que significa que setenta mil personas niños, niñas y adolescentes, no reciben lo que por ley les corresponde para su diario vivir. Para todas las mujeres que hemos vivido alguna vez esta situación sabemos que se trata de una emergencia permanente y que es urgente legislar y generar un sistema de apoyo para que podamos realizar estos trámites de manera digna.

Esta situación para nosotras no tiene edad ni clases sociales. Tiene mil años de historia y que hasta el día de hoy, son muchas las mujeres que por no tener los recursos para mantener a sus familias, soportan graves abusos en sus relaciones de pareja o de matrimonio. Y ahora, a pesar de que ya no viven con quién las violentaba, sigue rondando puertas afuera la violencia de múltiples formas, mientras el Estado no cumple su rol, porque las abandona, tal como a sus hijos e hijas, de una manera abismante y vergonzosa.

Y es que pareciera que el olvidarse de la pensión de alimentos es una forma de castigar a la madre, haciendo vista gorda de que los niños y niñas se alimentan, crecen y se educan. Por tanto, les informo, nunca se podrán divorciar de sus hijos(as) o al menos, de sus necesidades básicas ya que ni siquiera estamos hablando ahora de visitas y corresponsabilidad en la crianza.

Puedes leer la columna aquí: http://tiny.cc/q2vsuz

Abrir Chat
¿Necesitas ayuda?
Hola